Make your own free website on Tripod.com
Principal

Tests

Preguntas Frecuentes Sobre Hipnosis

Profesionales

Contáctenos

 

 

 

Test de Cohen: de atención - concentración - relajación

Dr. Ernesto Saijas P.

Éste es un test para medir la capacidad de hipnosis de una persona. Es un test muy simple y lo puede practicar cualquier persona (no tiene que ser un especialista en hipnoterapia, ni psicólogo). Es un test diseñado para realizarse fuera del consultorio del especialista. Éste test es mucho más completo que el test de Smith (en parte, similar a éste de Cohen), el cual es sólo de "atención y reacción".

El test de Smith y el de Cohen son los dos únicos test que pueden ser hechos por alguien que no sea especialista en hipnosis, estos dos test pueden ser hechos por cualquier persona ya que no involucran ningún riesgo. El test de Smith es mucho más superficicial que el de Cohen y por eso es poco usado.

Con el test de Cohen que trataremos acá, es posible llevar a un nivel mucho más profundo a la persona que quiere conocer su capacidad para ser hipnotizada ya que éste test tiene más etapas que el primero diseñado por el profesor Smith en sus estudios sobre la hipnosis en la década de los 70. Una de las ventajas, como se dijo anteriormente, es que puede ser llevado a cabo por cualquier persona y permite conocer resultados muy  rápidamente (aunque este texto se pueda ver largo, en realidad, leerlo sólo lleva unos pocos minutos).

El test consta de tres etapas, como lo dice el nombre del test: Atención que es seguida por la etapa de concentración y finalizando con una etapa de relajación. El test de Smith (no está disponible en ésta página de Internet) únicamente tiene la primera parte y un comienzo de la etapa de relajación de ésta segunda, es una prueba muy superficial y no la recomendamos porque es poco lo que se puede conocer sobre el nivel de hipnosis al que puede llegar la persona.

A continuación explicaremos cómo llevar a cabo una prueba de éste tipo.

Se debe disponer de un lugar silencioso, el cual favorezca la concentración del paciente, éste tipo de pruebas exigen un lugar donde no existan ruidos extraños o cualquier cosa que pueda sobresaltar al paciente ya que esto echaría al traste con la prueba. Es muy importante que el paciente se sienta cómodo tanto con el sitio como con quién le va a realizar la prueba, de la buena escogencia de éstos factores depende el éxito del test.

Atención:

Se le pide al paciente que se siente en un asiento con los brazos extendidos sobre sus piernas, con la espalda recta (apoyada en el espaldar del asiento). Quien realiza el test se debe sentar cerca mirando al paciente (puede estar al lado suyo, sin que el paciente lo vea, pero que quien hace la prueba debe ver el rostro del paciente y sus reacciones). Pone su dedo índice frente a sus ojos ( a unos 20 cm.) y se le dice que mire fijamente y siga el movimiento del dedo.

Acá mediremos la atención y capacidad del paciente para seguir ordenes. Moveremos el dedo frente (despacio, que se lo pueda seguir), de izquierda a derecha unas cuantas veces, en todo momento deberemos estar pendientes de cómo el paciente sigue la prueba. Es normal que a veces se retrase un poco (esto nos indica que debemos hacerlo más despacio). Éste ejercicio se hace durante 1 minuto.

Mientras se desplaza el dedo de izquierda a derecha, se le pide al paciente que respire profundo y despacio, constantemente se le repite que respire profundo y que siga el movimiento del dedo. Debemos observar su reacción todo el tiempo. Ésta acción de respirar de manera profunda ayuda a que el paciente se concentre, lo cual es lo que queremos.

Concentración

Pasado éste tiempo, se cambia el movimiento del dedo, ahora será de abajo hacia arriba. Se sigue durante menos de un minuto, se le debe seguir recordando que respire lento y profundamente.

Debemos estar siempre pendientes de cómo respira el paciente, el movimiento de sus ojos y de si se distrae o no. Cualquier gesto dice mucho, por ejemplo si su mano ha cambiado de posición (estaba sobre sus piernas y ahora se ha movido), nos puede indicar que el paciente se está relajando.

Hasta ahora se ha llamado la atención del paciente y se ha fijado en el dedo en movimiento en la respiración. El paciente está totalmente conciente, lo único que ha cambiado es que ahora su atención se ha fijado y concentrado en lo que le hemos dicho. Ésto se llama estado Z0.

Ahora, se va a profundizar la etapa de concentración de modo que se pueda inducir un estado de pre-trance muy leve. Acá es donde se diferencia este test ( y que preferimos por ser más completo) con el test de Smith . Con el test de Smith, nunca podría llegarse a un estado siquiera cercano al de pre-trance, apenas si se logra llamar la atención y algunas veces (si el paciente colabora) se puede iniciar la etapa de concentración, pero nada más. Ese un test mucho más ligero que el test que estamos realizando.

Relajación

Recuerde que se estaba moviendo el dedo hacia arriba y abajo frente a los ojos del paciente. Se deja entonces de mover el dedo y se pone la mano izquierda sobre su frente y se le pide al paciente que cierre sus ojos y que incline la cabeza hacia atrás. Se debe procurar que el paciente tenga tensos los músculos del cuello (inclinando un poco más su cabeza hacia atrás hasta que estén tensos), ya veremos porqué.

 Se le pide al paciente que aspire profundo aire, que lo retenga por un momento y que luego lo expulse (lo debemos guiar: decirle "aspire"..."exhale") comenzamos a contar desde 10 hasta uno, le decimos al paciente que debe concentrarse en nuestra voz y relajarse. Al pasar de un número a otro, se le pide al paciente que respire y que exhale. Mientras el paciente aspira y exhala, le decimos que "se siente relajado", que "escuche nuestra voz", lo hacemos asi:

..........."10... aspire.....(el paciente toma aire)... se siente relajado... siente que sus músculos se relajan... exhale.(el paciente exhala)... escuche mi voz... 9..."

El objetivo de esta etapa es relajar al paciente, centrarlo en nuestra voz y observar su rostro, se puede variar lo que se le dice, no tenemos que ser tan estrictos, la idea es que el paciente se sienta relajado y que escuche nuestra voz.

La posición de la cabeza inclinada hacia atrás tensa los músculos del cuello y de la mandíbula. Si el paciente realmente está relajado y ha seguido la prueba correctamente, los musculos de su boca deben relajarse y esta deberá entreabrirse un poco. Éste es un acto reflejo involuntario y sólo se presenta si el paciente está realmente relajado y por lo tanto está escuchando nuestra voz (pues nosotros le hemos pedido que se relaje).

En éste momento, el paciente está sumamente relajado y concentrado en nuestra voz, y entonces es posible llevarlo muy rápidamente a un estado de pre-trance el cual nos dará más información sobre la capacidad de esta persona para ser hipnotizada.

Cuando un paciente ha mostrado ese reflejo involuntario de entreabrir su boca (ha relajado sus músculos maxilares) es totalmente seguro que pasará al estado de pre-trance y lo hará rápidamente (es lo que he visto cada vez que hago ésta prueba en mis pacientes).

Ahora nos encontramos en un estado llamado Z1. Para realizar el pre-trance se hace lo siguiente:

Con la mano sobre la frente del paciente (todavía este tiene sus ojos cerrados), se le dice que le contaremos de nuevo, pero ésta vez le pediremos que levante la mano izquierda y la ponga a nivel horizontal frente a él. Esto es muy importante y ya veremos porqué.

Se cuenta de nuevo desde 10 hasta 1 (ahora será más rápido), se le pide que aspire y exhale (recuerde que vamos más rápido). Le repetimos: "escuche mi voz, usted sólo escucha mi voz... se siente relajado...". A medida que vamos acercándonos al numero uno, hablamos más despacio y con voz más baja (digamos que desde 5 bajamos a voz). Cuando lleguemos al número uno, se le dice en voz algo más alta y de repente: "..UNO, sueño!!...".

La reacción del paciente es muy importante, pueden pasar dos cosas, la primera es que el paciente siga con la mano extendida y respirando profundo. La otra opción y es la que indica si el test fue exitoso o no, es que al momento de decir "Sueño!!" el paciente haya dejado caer la mano sobre sus piernas. Si es así, el paciente ha pasado del estado Z1 a un Z2 leve. El paciente ha entrado en lo que llamamos pre-trance.

Si hubiéramos realizado el test de Smith, nunca podríamos haber llegado a éste nivel, como dijimos anteriormente, ese test es supremamente superficial, a pesar de que tiene algunas cosas similares a éste de Cohen (por ejemplo, también se le pide al paciente que cierre los ojos, pero se le indica que imagine una situación), nunca podrá ser tan profundo como éste, nunca podríamos llegar a un pre-trance usando el Test de Smith.

La facilidad para que el paciente llegue al pre-trance depende de muchos factores, los más importantes son la disposición del paciente para la prueba, si el paciente es alguien ansioso o curioso por saber si es hipnotizable o no, esto ayuda mucho. también es importante el nivel de confianza con quien se realiza la prueba.

El paciente se encuentra ahora en el estado Z2 leve, o pre-trance. El que éste sea un nivel leve o uno más profundo, depende de que tan bien se halla llevado la prueba.

El paciente se encuentra ahora relajado, en un estado de sueño leve y puede seguir ordenes, por ejemplo, usted puede indicarle que levante su brazo y el lo hará.

Resumen

Resumiremos los pasos a seguir en el test, así veremos que es un test muy sencillo, aunque el texto es largo, el test en realidad es muy corto:

1) Prueba de atención. Movimiento del dedo: derecha-izquierda. Se guía la respiración del paciente (inhalar y exhalar profundamente)

2)Prueba de concentración: se continúa moviendo el dedo, ahora de arriba a abajo, se sigue con el ejercicio de respiración.

3)Prueba de relajación: se inclina hacia atrás la cabeza del paciente, con una mano en su frente y se cuenta de 10 hasta uno.

4)Se observa si aparece o no el reflejo involuntario de relajar los músculos maxilares (entreabre la boca).

5)Se lleva al estado de pre-trance (muy rápido)

6) Se hacen pruebas en éste estado de pre-trance (se explicará a continuación).

 

Durante mi experiencia, he notado que el paciente puede o no recordar su estado de pre-trance, cuando no lo recuerdan sólo saben que le estábamos contando de 10 hasta 1 y que luego despertaron. Hay un modo de si el paciente recordará o no el pre-trance: cuando el paciente abre su boca (estamos contando de 10 hasta 1), con nuestra mano libre (la derecha) le ponemos la boca en su posición cerrada y continuamos contando (le dejamos la boca libre, evitamos sostenerla para poder observar si la vuelve a abrir), si el paciente deja la boca cerrada, llegará al pre-trance, pero lo recordará. En cambio, si el paciente vuelve a dejar abrir la boca, quiere decir que está supremamente relajado y entonces no recordará el trance (lo he visto en el 100% de los casos).

Podemos medir el nivel de profundidad del pre-trance del paciente, lo cual nos ayudará a clasificar cual nivel de hipnosis puede alcanzar (lo hago con mis pacientes para decidir qué tratamiento usar) prefiero usar esta prueba de Cohen, así no sea para especialistas, porque es muy rápida (las pruebas clínicas son muy complicadas y la mayoría de los casos no son necesarias) y no tienen ningún riesgo, por ello, el profesor Cohen las recomendaba para ser realizada por cualquiera.

Cómo dije, el paciente se encuentra relajado y escuchando nuestra voz, además está siguiendo ordenes, si le decimos que se ría, lo hará. En general, al paciente se le puede pedir que realice muchas acciones, se recomienda que no se pida hacer cosas que generen stress ya que sería negativo para el paciente.

También se le pueden hacer preguntas al paciente, si se le pregunta algo que el paciente no quiere responder, no lo hará (debemos recordar el "Súper Yo", del que hablaba Freud). Hay información sobre el estado de hipnosis en la sección de preguntas frecuentes.

Si el paciente está muy relajado (ha vuelto a abrir la boca cuando se la cerramos) y se le hace una pregunta que no quiere responder, no despertará sino que se quedará callado, debido de nuevo al buen nivel de relajación y concentración que tiene, al despertar no recordará la pregunta.

El nivel de trance del paciente puede medirse de muchas formas, se pueden hacer pruebas de remanencia, aunque la prueba depende de la personalidad del paciente, esta nos brinda información sobre el nivel de trance que puede alcanzar.

Prueba de remanencia: Se le dice al paciente, por ejemplo, que su mano (derecha o izquierda) está pegada a su pierna con un pegante muy fuerte y que no podrá separarlos así trate mucho (mientras trate, más pegada estará). Cuando el paciente despierte, sentirá su mano pegada a su pierna y no podrá separarla. Siempre debemos decirle durante el trance que cuando le toquemos la mano, entonces si podrá separarla, siempre debemos poder solucionar la orden que le dimos al paciente durante el trance.

Igual se puede hacer con la voz, se le puede decir que cuando despierte, y trate de hablar, no podrá hacerlo sino hasta que le toquemos la garganta o la frente, siempre debemos darle la contraorden al paciente.

Claro está, al paciente no se le puede pedir que haga cosas que no haría mientras estuviera conciente, como por ejemplo robar, o hacerle daño a alguien; acá debemos recordar de nuevo al "Super Yo" que descubrió Freud, el cual se sobrepone e impide que el paciente haga cosas que estén en contra de su moral o principios (la hipnosis No es para esos fines), cuando despierte, el paciente simplemente no seguirá la orden.

También se le puede pedir al paciente que cuando escuche una palabra en especial, tenga una reacción (por ejemplo reírse). Debemos recordar que la reacción no debe provocar estrés (decirle que llore, por ejemplo, no se debe hacer).

Otra prueba, es decirle al paciente que cuando despierte y vea un determinado objeto, un vaso vacío por ejemplo, ya no vea un vaso vacío sino que lo verá lleno de agua. Cuando despierte, el paciente tratará de tomar y sentirá que lo está haciendo, entonces se le da la orden de que ya dejará esa ilusión.

Ésta prueba es muy común y permite conocer el nivel de imaginación y sugestionabilidad del paciente. Se puede hacer también con sabores, decirle que pruebe azúcar y que le parecerá salado. Normalmente, cuando el paciente prueba azúcar, la primera vez, le parecerá salado, pero a las siguientes, reconocerá el gusto dulce de nuevo.

Como conclusión, podemos decir que en este estado el paciente seguirá muchas de las ordenes que se digan, inclusive fuera del trance, como veremos en la prueba de remanencia, las pruebas de remanencia se hacen para medir el grado de sugestionabilidad y de imaginación del paciente:

Sacar al paciente del trance:

Se debe hacer con cuidado, la forma usual es decirle al paciente "contaré hasta 3 y que entonces despertará". Se debe contar despacio, claro y en voz alta. Cuando se llegue a 3 el paciente despierta.

Si el paciente no despierta, se repite de nuevo la orden: "... voy a contar hasta tres, cuando llegue a tres despertará...Uno....Dos...Tres!" (se debe decir en tono fuerte, de orden).

Espero que ésta prueba se a de utilidad para aquellos que tienen curiosidad por esta apasionante ciencia de la hipnosis y quieran conocer que tan profundo pueden llegar.

Si vas a realizar la prueba con algún conocido, amigo o familiar, no dudes en hacernos cualquier pregunta (no importa si eres novato), nos gusta recibir tus dudas y opiniones, siempre estaremos dispuestos a colaborar.

esaijas@mixmail.com

Dr. Ernesto Saijas P.